DOBLE NEGATIVO. DE LA PINTURA AL OBJETO

30-marzo__programa-full

Sol Lewitt, Floor Piece #4, 1976, Madera Pintada, Adquisición del MCASD


En ocasiones anteriores el Museo Tamayo ha tenido exposiciones que problematizan la transformación de la pintura como disciplina artistica, que sucedió en la década de los sesenta y setenta del siglo pasado Los confines de la pintura (2006) fue una revisión de la acervo del museo y en la que se ponía en juego el aspecto bidimensional de la pintura, a través de obras abstractas que en las que se revela el uso del color como elemento autónomo liberado de la función denotativa de un objeto a través de formas simples.

Por otro lado, Tiempos intensos, tiempos difíciles: Pintura en Nueva York 1967-1975 (2007) revisó una escena particular en la que la pintura permeó otras disciplinas, como la escultura y el performance, cuestionando los formatos, saliendo del bastidor y evidenciando las relaciones de la pintura con su entorno inmediato y con el cuerpo del artista mismo.

Estas exposiciones giran en torno al momento en el que las preguntas sobre la pintura misma se dislocaron mediante un proceso auto crítico, crucial para el desarrollo de las disciplinas artísticas de finales del siglo pasado.

Robert Ryman, Century,1975. Polyvinyl acetate emulsion and gesso on linen canvas over three wooden panelsCollection Museum of Contemporary Art San Diego, Gift of the Estate of Vance E. Kondon and Elisabeth Giesberger. © 2012 Robert Ryman / Artists Rights Society (ARS), New York.

En Doble Negativo. De la pintura al objeto, el Museo Tamayo continúa esta linea de investigación, a través de una pequeña selección de piezas del Museo de Arte Contemporáneo de San Diego. Las 15 piezas que conforman la muestra fueron producidas entre las décadas de los sesenta y los setenta, una época de cambio social y político en las que el arte mismo fue transformandose, mutando de lenguajes y estableciendo nuevos cánones en términos de materialidad y espacialidad. Incorporando nuevas disciplinas y permeando otros campos artísticos.

El conjunto de piezas expuestas logra mostrar un panorama de la producción artística de estas décadas, a través de pinturas en las que sus elementos fundamentales se reducen a composiciones simples en tono al color y la forma (Jo Baer, Ellswortth Kelly, Robert Mangold, Robert Ryman, Fank Stella).

337

Red Blue Green Ellsworth Kelly 1963oil on canvasCollection Museum of Contemporary Art San Diego, Gift of Dr. and Mrs. Jack M. Farris

Una de las piezas al inicio de la exposición, Glaze (Jammer) de Robert Rauschenberg consiste en telas en colores sólidos puros, cosidas entre sí y colgadas directamente en la pared. Esta obra sale un poco de la imaginería del collage de la obra de Rauschenberg. La serie Jammers se concentra en las caracteristicas de los tejidos subrayando la estructura escultórica de éstas.

Untitled de Agnes Martin construye sus cuadros en sistemas de retículas, en las que la superposición de una red de líneas a lápiz y bandas de colores sobre la tela crea composiciones al mismo tiempo delicadas y precisas. En otros trabajos como Century de Robert Ryman se puede notar el interés de estos artistas por crear lenguajes complejos usando elementos sencillos. Ryman redujo su pintura a lo estrictamente necesario: el formato cuadrado y el color blanco. Mediante las variaciones de estas constantes y cambios en la escala y las texturas, Ryman demostró que la complejidad pictórica se puede lograr mediante el uso de un vocabulario extremadamente restringido

Los procesos escultóricos del minimalismo a través del uso de materiales industriales en los que el artista funciona como un diseñador mas que como un artesano son mostrados en la exposición con piezas de Sol Lewitt, Larry Bell, Carl Andre y John Mccracken.

Carl Andre, Magnesium-Zinc Plain, 1969. Adquisición del MACSD con fondos equiparados del Patronato Nacional para las Artes

Magnesium- Zinc Plain de Carl Andre es una obra escultórica hecha de placas de materiales industriales dispuestos directamente sobre el suelo. Mediante la reducción de la escultura a sus elementos más básicos, Andre orienta la escultura plano horizontal redefiniendo las posibilidades de la escultura, generando piezas que los espectadores podían transitar, posibilitando una interacción que va más allá de lo meramente visual.

Las exploraciones artísticas de la década de los sesenta y setenta desbordaron en nuevos cuestionamientos acerca del entorno de las piezas, generando nuevas aproximaciones al mismo concepto de arte, lanzando nuevas preguntas sobre las mismas disciplinas.

Robert Smithson, Mono Lake Non-Site (Cinders near Black Point), 1968, Adquisición del MCASD.

Las primeras esculturas de Robert Smithson tenían afinidades formales con el minimalismo. A parir de las excursiones que realizo a sitios urbanos, industriales y de canteras en Nueva Jersey en 1968 produjo una serie de obras ligadas al Land art. El término ‘nonsite’ (no-lugar) fue en parte un juego de palabras con ‘nonsight’: el espectador no puede ver el sitio real del que proceden los materiales que están en la sala de exposición.

Por otra parte, John Baldessari comenzó a incorporar textos y fotografías en sus lienzos a mediados de la década de 1960, combinando el potencial narrativo de las imágenes y el poder asociativo de lenguaje dentro de los límites de la obra de arte. En Composing a canvas (1966-1968) reduce el proceso de creación artística a instrucciones simples.

John Baldessari, Composing a canvas (1966-1968) Acrílico sobre tela, Obsequio del artista.

Doble negativo logra mostrar un panorama de las practicas artísticas que transformaron el arte al final del siglo pasado con una selección de piezas muy atinada. De la misma forma, el material impreso que sirve de hoja de sala contiene información muy puntual sobre cada una de las piezas, además de presentar el contexto político, social y cultural que envolvió a los artistas; posibilitando un acercamiento más directo a las piezas expuestas.

captura_de_pantalla_2014-03-28_a_las_11.26.21__publicacion-s-e

Como parte del intercambio de colecciones entre ambos museos actualmente se presenta en el MCASD la muestra Treasures of the Tamayo Museum, que incluye trabajos del propio Rufino Tamayo además de Pablo Picasso, Francis Bacon, Mark Rothko, Larry Rivers, Roberto Matta, Francisco Toledo, entre otros.

Doble negativo está en el Museo Tamayo hasta el 20 de julio.

Alfonso Santiago

@fonsfonsfons

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s